snackable content

El marketing de contenidos está repleto de términos y tecnicismos que, de no ser un experto, es probable que no conozcas. Uno de los tipos de contenidos más exitosos es el conocido como snackable content. En este post te cuento qué es el snackable content y te doy varios ejemplos e ideas para que puedas sacarle el máximo partido. Sigue leyendo si quieres saber en qué consiste el contenido snack o snackable content.

1. Qué es el snackable content

El snackable content debe su nombre a los snacks. De hecho, se podría decir que el snackable content es una adaptación de los snacks al marketing de contenidos. Si los snacks son esos pequeños tentempiés que se comen rápido, con la mano y para matar el gusanillo entre horas; el snackable content consiste en pequeñas piezas de contenido rápidas y que se consumen sin gran esfuerzo. Al igual que existen snacks salados y dulces también se pueden distinguir diferentes tipologías dentro del snackable content: vídeos, imágenes, memes, Gifs, posts, tuits, stories, audios, etc.

2. Características del snackable content

El snackable content triunfa en la red. Es una realidad. El origen del snackable content se debe a una respuesta a la cada vez más escasa capacidad de atención por parte del usuario. El usuario gusta de contenidos rápidos y fáciles de consumir. Las marcas son conscientes de ello y cada vez es más habitual encontrarse campañas publicitarias que emplean este tipo de contenidos. La corta duración del contenido snack unida a la escasa atención que precisa lo convierte en un contenido fácil de consumir.

Una de las características del snackable content es el engagement que genera. Las redes sociales son el escenario favorito del snackable content. Tanto es así que el snackable content se mueve como pez en el agua por las redes sociales gracias las comparticiones de los usuarios. El snackable content posee un gran poder de engagement y, en muchas ocasiones, puede llegar a convertirse en contenido viral. El contenido snack muchas veces esta marcado por el humor, muestra grandes habilidades o apela a los sentimientos, lo que favorece el engagement por parte de los usuarios.

3. Por qué el snackable content triunfa en la red

Entre las claves del éxito del contenido snack en las redes sociales destaca la comunicación directa de ideas y contenidos en clave humorística o lúdica. El entorno digital se enfrenta a la dificultad de captar la atención del usuario y mantenerla. Sin embargo, parece que el snackable content es una gran baza a su favor. Al tratarse de contenido que no requiere demasiada atención y cuya duración es breve, permite captar la atención del usuario, quien sin mucho esfuerzo compartirá el contenido con otros usuarios si este le ha gustado. El contenido snack es mucho menos intrusivo que la publicidad convencional. De hecho, lo recibimos con los brazos abiertos, interactuamos con él y lo hacemos llegar a otros usuarios.

El uso de dispositivos móviles ha favorecido el éxito del snackable content. Sus características hacen posible que sea un tipo de contenido idóneo para consumir a cualquier hora y en cualquier lugar. Además, gracias al uso de smartphones la rapidez a la que circula el contenido snack es mayor. Los servicios de mensajería como WhatsApp permiten que el snackable content llegue de un usuario a otro a gran velocidad.

Otro de los motivos del triunfo del snackable content en la red es su facilidad de creación. De hecho existen apps y herramientas que permiten crear piezas de contenido snack de manera fácil y rápida. Cada vez son más los usuarios que se atreven a crear este tipo de contenido para tratar de hacerlo viral.

4. Tipos de snackable content

Existen muchísimos tipos de snackable content y muchas veces podemos encontrarnos con combinaciones de varios de ellos. El texto, el vídeo y la imagen son los tipos de snackable content más habituales.

4.1 Texto

Cuando el contenido snack adopta el formato texto se caracteriza por su brevedad y facilidad de lectura. Habitualmente el texto viene acompañado de una imagen o vídeo. Se trata de textos que invitan a hacer clic en los botones de “me gusta” o “compartir”. Algunos ejemplos de snackable content en texto son los posts de Facebook o los tuits.

4.2 Vídeo

El vídeo es otro de los formatos más habituales del snackable content. Habitualmente cuentan con una imagen de vista previa sobre la que se encuentra el botón “play” para comenzar su reproducción. La duración de los vídeos no suele superar el minuto y pueden contener sonido o no. El snackable content en formato vídeo es muy fácil de insertar en posts, comentarios y tuits. Además, este tipo de contnido snack es uno de los que se comparte con mayor facilidad entre los usuarios.

Who’s ready for some chocolate? 🍫

Una publicación compartida de Tasty (@buzzfeedtasty) el

4.3 Imagen

Internet está repleto de imágenes, especialmente las redes sociales. Las imágenes son el snackable content más fácil de consumir. Los GIFs y los memes son tipos de imágenes que funcionan muy bien como snackable content. Las imágenes no requieren tanta interacción como los vídeos, pues no es necesario darle al play para que se reproduzcan. Además, ocupan muy poco espacio y son muy fáciles de compartir. Las imágenes permiten transmitir mensajes e ideas de manera directa y visual.

Además del texto, el vídeo o la imagen existen muchos otros tipos de snackable content como los livestreams, los podcasts o los archivos de audio. ¿Qué otros tipos de contenido snack conoces? Te animo a que los compartas con nosotros a través de los comentarios.