El SEO para e-commerce es fundamental, aporta visibilidad a tu tienda online y, por lo tanto, también ayuda a incrementar las ventas. ¿Quieres aprender a dominarlo para vender más? 

Hacer que tu tienda online cope los primeros resultados de búsqueda en Google puede parecer una tarea complicada, al menos a priori, aunque en la práctica no es así. Lo primero que necesitas es tener claro tu objetivo: conseguir un buen posicionamiento orgánico en los buscadores. Es decir, salir en Google lo más arriba posible.

Cómo hacer SEO para e-commerce

Para cualquier página web es importante estar entre los primeros resultados de búsqueda, pero todavía lo es más para los e-commerce. El motivo es bien sencillo, cuanto más arriba aparezca tu comercio electrónico en Google más opciones tendrás de vender. El posicionamiento SEO para ecommerce es una carrera de fondo y tienes que entenderlo como un trabajo a largo plazo (mínimo unos 6 meses) que requiere tanto de paciencia como de constancia. Si lo que estás buscando son resultados a corto plazo puede que tu estrategia de posicionamiento para tu negocio online vaya más encaminada hacia los anuncios de pago en los buscadores. En ese caso te podría interesar más llevar a cabo una estrategia SEM en lugar de SEO (diferencias entre posicionamiento SEO y SEM).

El tráfico orgánico genera visitas a nuestra tienda online y, por lo tanto, también ventas. ¿Y sabes qué es lo mejor? Que no tienes que pagar a Google por cada click. A continuación puedes encontrar un listado con los pasos más importantes que te ayudarán con el SEO de tu e-commerce para que puedas lograr un mejor posicionamiento y aumentar tanto el tráfico como las ventas.

  1. Las mejores keywords para tu e-commerce

Las palabras clave son esenciales para el SEO y cuanto más detalladamente describan las distintas categorías y productos de tu tienda online mejor, pero ser descriptivo no es suficiente. Es importante también saber el volumen de búsquedas de tus competidores y conocer qué keywords son las que más convierten, las que más ventas generan.

Si escoges keywords para tu e-commerce con una mucha competencia, será difícil lograr un buen posicionamiento. También, si te decantas por palabras clave que tienen muy pocas búsquedas, es posible que te posiciones bien pero el tráfico que recibas será insuficiente para garantizar ventas. Lo ideal es dar con ese equilibrio que hay entre volumen de búsqueda y competencia y no despreciar los términos relacionados.

  1. Cómo estructurar la información en un e-commerce

Una buena estructuración es fundamental para ganarte tanto al cliente como a Google. Ponte en el lugar del usuario y piensa en esos e-commerce en los que las categorías están mal ordenadas, mezcladas e incluso repetidas, hay productos dentro de categorías a las que no pertenecen… ¿Verdad que es difícil encontrar el artículo que estás buscando?

Otra cuestión que tiene que ver con la estructura de la información es el orden de las palabras. A Google le encanta ver la keyword principal al principio del párrafo, pero es importante que guarde sentido dentro del texto y no, no vale colocar palabras al azar. Vuelve a ponerte en el lugar del usuario, ¿quieres que entienda el texto o que parezca que está leyendo un telegrama? Utiliza las palabras clave tanto en los títulos como en los subtítulos de la web y no abuses de la repetición, ten un ojo puesto en la densidad y juega con los sinónimos.

Haz que la navegación en tu negocio online sea sencilla y que tenga un tiempo de carga breve para que la experiencia del usuario sea agradable y positiva, busca un diseño que resulte atractivo y que sea adaptable a tablets y smartphones, los usuarios lo agradecerán y Google no te penalizará.

  1. Cómo escribir en un e-commerce

El contenido es el rey y debes sacar partido de él. El SEO copywriting es primordial, por tanto, trata de aportar información en todas las páginas de destino y que esa información sea exhaustiva y original. No te conformes con las descripciones generales de los productos que te proporciona tu proveedor. El proveedor te da la misma información a ti y a tus competidores, así que diferénciate de ellos con contenido original. 

Procura detallar al máximo, destaca las ventajas de los productos que vendes y así contribuirás a que el visitante de tu web se convierta en comprador. 

  1. El poder de optimizar las imágenes

La optimización de las imágenes es fundamental por dos motivos principalmente, aumentan la velocidad de carga y mejoran la experiencia del usuario.

Una de las desventajas de comprar online es que no puedes tocar el producto, pero sí lo puedes ver. Acompaña las fichas de producto de imágenes y vídeos que complementen esa descripción original que has creado tu mismo y permitan al usuario hacerse una idea más clara de lo que están pensando comprar.

Cambia el nombre de las imágenes describiendo lo que muestran y no te conformes con los nombres  que vienen por defecto o que son genéricos. Un buen ejemplo sería llamar a una imagen “funda blanca con tapa para iPhone 7 Plus”.

Optimiza también el tamaño de las imágenes para agilizar la velocidad de carga de tu negocio online. Cuanto menos pesen las imágenes más rápida irá la página, no pierdas de vista la calidad de la imagen porque es también importante.

No desprecies los atributos Alt (el texto alternativo a la imagen para cuando el navegador no la renderiza correctamente) y Title (el texto que aparece cuando el usuario sitúa el puntero sobre la imagen). En los primeros es útil que coloques la keyword principal de manera natural. En los segundos aprovecha para definir el contexto de la imagen con una descripción acertada.

  1. Las ventajas de los productos relacionados

Aporta alternativas a tus visitantes a través de los productos relacionados. Si un usuario está interesado en comprar una cámara de fotos en tu página web, tal vez le puedas sugerir objetivos, fundas o trípodes compatibles con ese modelo. Además, si finalmente no compra la cámara tal vez acabe comprando otro producto relacionado.

Esta estrategia es ideal para que los usuarios permanezcan durante más tiempo en tu negocio, naveguen por distintas páginas y compren más productos, además estarás generando links internos muy interesantes de cara a potenciar el posicionamiento.

  1. Explora las posibilidades de las valoraciones de productos

Cuando vas a comprar online y el mismo producto está en una tienda online en la que los usuarios le dan una puntuación de cinco sobre cinco y tiene 20 opiniones positivas y en otra en la que no hay valoraciones, ¿dónde lo comprarías?

Las valoraciones de productos contribuyen enormemente a despejar las dudas de los clientes más indecisos y fomentan su tendencia hacia la compra. Y no solo eso, sino que también son interesantes desde el punto de vista SEO ecommerce, ya que las valoraciones y opiniones de productos suponen contenido nuevo y van actualizando esas páginas que de otro modo no se actualizarían.

  1. Cómo gestionar la baja de un producto

Muchas veces pasa que se da de baja un producto y se activa uno nuevo y se piensa que con eso basta. Sin embargo, la página eliminada continúa indexada en Google y puede ser que además esté enlazada desde blogs y redes sociales, generando el clásico error 404. 

Cuando des de baja un producto o elimines una categoría de tu negocio online evita los errores 404 aplicando una redirección 301 a un producto o categoría análoga, así te ahorrarás posibles penalizaciones por parte de Google y conducirás a los usuarios a páginas similares que puedan resultar de su interés, aumentando las posibilidades de venta.

  1. Realiza una estrategia de linkbuilding tanto interna como externa

El linkbuilding consiste en la generación de enlaces hacia tu sitio web. En el caso del linkbuilding interno serán enlaces que van de una página a otra dentro de tu dominio y en el caso del linkbuilding externo serán enlaces desde otras páginas web que apuntan a la tuya.

Los enlaces internos son interesantes tanto desde el punto de vista SEO como desde la perspectiva del usuario, ya que favorecen la usabilidad y la navegabilidad de tu e-commerce y ayudan a reducir la temida tasa de rebote. Emplea un anchor text descriptivo, tratando de evitar la repetición de keywords cuando no resulten naturales.

Tanto los productos destacados como los relacionados y la creación de un blog de empresa son herramientas muy útiles para la generación de links internos en la estrategia de linkbuilding.

El linkbuilding externo es algo más complicado, aunque si haces las cosas bien llegarán solos y de manera natural. Prueba a colaborar en blogs especializados en el sector de tu e-commerce y explota el poder que tienen las redes sociales en este sentido.