Si dijera CRO, ¿sabrías de lo que estoy hablando? El término CRO tiene mucho que ver con el aumento de las conversiones de tu web. Interesante, ¿verdad? Sigue leyendo este post para descubrir qué es el CRO y cómo puedes mejorar la tasa de conversión de tu página web, blog o tienda online.

1. Qué es CRO

CRO son las siglas de Conversion Rate Optimization (optimización de la tasa de conversión). Por CRO se entienden las técnicas que se realizan para mejorar la tasa de conversión de una web. Lo que se pretende mediante el CRO es mejorar los ratios y los procesos de conversión de una página web. Si administras una página web, blog o tienda online sabrás la importancia de la tasa de conversión. La tasa de conversión es uno de los factores de mayor peso en una web.

En una web podemos tener diferentes objetivos de conversión y lo que pretendemos es que el tráfico que llega a nuestro sitio acabe convirtiendo, es decir, cumpla el objetivo de conversión que hemos marcado. Imagina que tienes una tienda online que recibe miles de visitas diarias que se traducen en muy pocas ventas. En este caso estaríamos ante un problema de conversión. Gracias al CRO podrás adoptar las medidas necesarias para que los usuarios que visitan tu web acaben comprando, mejoren la tasa de conversión de tu web.

Muchas veces se confunde el término conversión con ventas. Conversiones y ventas son conceptos diferentes. Las ventas pueden ser un tipo de conversión, pero hay muchos más. Por ejemplo, en un sitio web una conversión podría ser suscribirse a una newsletter o rellenar un formulario.

2. Fases del CRO

Realizar acciones de manera aislada y sin ningún orden ni control para mejorar la tasa de conversión no es CRO. El proceso de optimización de CRO está compuesto por una serie de fases. Las fases del CRO deben ejecutarse siguiendo un orden para obtener los resultados que se desean.

2.1 Análisis del sitio web

La primera fase del proceso de optimización de CRO consiste en llevar a cabo un análisis exhaustivo del sitio web. Este análisis deberá ser tanto cuantitativo como cualitativo. Para obtener datos cuantitativos podemos basarnos en diferentes métricas como las sesiones, la tasa de rebote, las páginas vistas, etc. Mediante el comportamiento de los usuarios a través de herramientas como mapas de calor, encuestas o grabaciones de sesiones podremos realizar un análisis cualitativo. El análisis del sitio web permitirá identificar qué aspectos se pueden mejorar para incrementar la tasa de conversión.

2.2 Planteamiento de hipótesis

Tras un análisis completo de la web llega el momento de plantear una serie de hipótesis para trabajar de manera óptima. Esta fase del proceso de optimización de CRO es una de las más importantes. Tal vez el problema esté en la elección de las keywords y ese sea el motivo del abandono de usuarios, pues no encuentran lo que buscan en nuestra web. Las hipótesis suelen tener esta estructura: “Modificando X aumentará/disminuirá Y en un Z%”. Por ejemplo: “Modificando las palabras clave aumentará la tasa de conversión en un 75%”.

2.3 Testeo

La fase de testeo es la más práctica del proceso de optimización de CRO. Mediante el testeo podremos verificar si las hipótesis que hemos planteado se cumplen o no. Los resultados obtenidos con el testeo servirán para proponer mejoras en el sitio web que ayuden a mejorar la tasa de conversión.

2.4 Análisis de resultados

Implementadas las mejoras es necesario realizar un análisis de resultados para ver si tienen efecto y se ha mejorado la tasa de conversión. En esta fase del proceso de optimización de CRO es necesario adoptar un espíritu crítico y tener paciencia, pues es posible no dar con la clave al primer intento.

2.5 Empezar de nuevo

Toda la información recabada a lo largo de las fases anteriores del proceso de optimización de CRO permitirá establecer nuevos objetivos e hipótesis centrados en la mejora de la conversión. Al fin y al cabo siempre se van a poder poner en marcha acciones que permitan incrementar el ratio de conversión.

3. La importancia del CRO

CRO - Tasa de conversión

La estrategia de CRO ha de plantearse a largo plazo, como una mejora continuada en el tiempo. El objetivo del proceso de optimización de CRO no debe centrarse en conseguir una elevada tasa de conversión en un momento puntual, sino mantenido en el tiempo. La clave está en llevar a cabo una estrategia de CRO que permita un crecimiento de la tasa de conversión progresivo. Además, Internet cambia constantemente y con él los hábitos de los usuarios. El CRO te ayudará a adaptar tu web a estos cambios para no quedarte estancado.