Black Hat SEO

Si te interesa el mundo del SEO seguro que en más de una ocasión has oído hablar sobre Black Hat SEO o sobre las técnicas Black Hat. Son muchas las personas, profesionales incluidos, que lo emplean para mejorar el posicionamiento web de su sitio. Sin embargo, está totalmente desaconsejado debido a los riesgos que conlleva. Sigue leyendo si quieres saber en qué consiste el Black Hat SEO, cuáles son las técnicas Black Hat más conocidas y por qué debes evitarlas a la hora de posicionar tu sitio web.

Qué es el Black Hat SEO

El Black Hat SEO consiste en una serie de técnicas que se alejan de las normas establecidas por Google y que son utilizadas para tratar de posicionar una página web. Algunos consideran que las técnicas Black Hat son poco éticas por ser contrarias a las directrices que marca Google. Sin embargo, otros las entienden más bien como una manera desenfadada o gamberra para posicionar un sitio. Lo cierto es que Google penaliza cada vez más este tipo de acciones, por lo que no son nada recomendables, especialmente cuando no se es un especialista en el ámbito del SEO.

Si el SEO fuese un juego el Black Hat sería como hacer trampas. Si te pillan se acabó la partida.

Origen del término Black Hat SEO

Una de las preguntas más habituales sobre el Black Hat es la que tiene que ver con el origen de este concepto. Muchos se preguntan de dónde viene el término Black Hat y por qué se utiliza para estas técnicas de dudosa reputación. Pues bien, se trata de un término que procede del inglés y que en español quiere decir sombrero negro. El concepto de Black Hat proviene del cine, concretamente de los westerns americanos. Habitualmente, en las películas de vaqueros se asociaba a los malos con los que llevaban un sombrero negro. Esa connotación negativa del término adquirida en las películas de vaqueros se ha adoptado en el mundo del SEO para hacer referencia a técnicas poco recomendadas a la hora de posicionar un sitio web.

Por qué no se recomiendan las técnicas Black Hat

Cuando hablamos de SEO es común relacionarlo con conceptos como posicionamiento orgánico o posicionamiento natural, que nada tienen que ver con el Black Hat SEO. A pesar de las recomendaciones de los expertos y del propio Google, todavía se sigue haciendo SEO Black Hat. La obsesión por alcanzar las primeras posiciones en resultados de búsqueda o lograr un gran número de visitas a una web pueden ser algunos de los motivos que impulsen a algunos profesionales y organizaciones a emplear estas peligrosas técnicas de posicionamiento. 

El SEO ha de entenderse como un proceso a medio-largo plazo. Se trata de un trabajo que requiere tiempo y cuyos resultados no son inmediatos. No pueden verse de un día para otro. El Black Hat SEO puede resultar efectivo en el corto plazo pero tendremos que atenernos a las consecuencias si Google lo detecta. Y sí, es muy posible que lo haga. Los buscadores cada vez son más inteligentes y son capaces de detectar estas técnicas. Sin embargo, son muchas las personas que ven en el peligro un reto y entienden las técnicas Black Hat como un juego sin pensar demasiado en todo lo que pueden perder. Las penalizaciones de Google son cada vez más severas y hacen que nos paremos a pensar seriamente si merece la pena utilizar este tipo de técnicas o no.

Google aboga por técnicas blancas de posicionamiento o White Hat SEO y premia a aquellas páginas web que buscan satisfacer las necesidades del usuario. Al fin y al cabo Google ofrece un servicio a millones de personas a lo largo y ancho del planeta y quiere que sus clientes reciban la información, productos o servicios que realmente están buscando, que necesitan.

Las técnicas Black Hat SEO no se ajustan a las directrices marcadas por Google y normalmente interfieren en la navegación del usuario al no ofrecerles una buena experiencia ni usabilidad, por no hablar del SPAM. Se han dado casos de empresas conocidas cuyas páginas web se han visto penalizadas por Google por el uso de este tipo de técnicas.

Técnicas Black Hat SEO

Al igual que existen diferentes técnicas de posicionamiento, también existen técnicas Black Hat SEO. No todas las técnicas Black Hat son igual de agresivas ni igual de sospechas. En cualquier caso, y como sucede con todo, abusar de este tipo de técnicas resultará perjudicial. Sin embargo, hay algunas de estas técnicas que de hacerse con cabeza pueden resultar beneficiosas. Llevando a cabo según qué técnicas Black Hat se puede posicionar un sitio web mucho más rápido que si se hace con técnicas White Hat, aunque el riesgo de ser penalizado es alto. Éstas son algunas de las técnicas SEO Black Hat más extendidas:

Cloaking

Cloaking es una de las técnicas Black Hat SEO más conocidas. La técnica Black Hat SEO de cloaking consiste en mostrar a los usuarios un formato de web mientras que a Google se le muestra otro diferente en el que solo se incluyen las partes que están optimizadas. Mediante el cloaking se hace creer a Google que la página web está optimizada cuando en realidad no lo está. Esta es una de las técnicas Black Hat que Google ha aprendido a detectar. El buscador penaliza con dureza la técnica de cloaking desde hace tiempo, motivo por el que ya apenas se utiliza.

Spinning

La técnica Black Hat SEO de spinning consiste en reutilizar contenidos originales de terceros haciéndolos pasar por propios. Para hacer spinning basta con cambiar algunas palabras por sinónimos y alterar el orden de las frases. El spinning es una de las técnicas Black Hat más utilizadas en las estrategias de SEO copywriting pues permite crear contenido de manera rápida, sencilla y sin tener que pagar por ello.

Keyword Stuffing

Keyword stuffing es una técnica SEO Black Hat que consiste en repetir de manera excesiva la keyword a posicionar. Una de las consecuencias de realizar keyword stuffing es caer en la sobreoptimización del contenido. Google ha demostrado premiar aquellas páginas que buscan ayudar al usuario y no tanto posicionar una keyword determinada. De hecho la sobreoptimización de keywords puede ser entendida por Google como SPAM.

Page hijacking

La técnica de page hijacking consiste en copiar una página web por completo. Resulta bastante arriesgado pero si se hace bien Google no sabrá cuál de las dos páginas es la original. Para llevar a cabo esta técnica de Black Hat SEO es necesario ir con mucho cuidado y sabiendo lo que se hace en cada momento.

Link Building desnaturalizado

Como bien sabrás a estas alturas, los enlaces son un aspecto clave para el posicionamiento web. El linkbuilding es uno de los factores SEO más importantes, sin embargo existen diferentes maneras de hacerlo. El link building desnaturalizado, muchas veces conocido como spamming, consiste en lograr enlaces que apunten a nuestro sitio web de manera poco o nada natural. Muchas veces se abusa de esta técnica poniendo enlaces en foros, comentarios, directorios, etc. Lo ideal en este caso es lograr enlaces de manera natural. Cuanto mayor sea la calidad de nuestro contenido más fácil será conseguir enlaces de manera natural.

Compra/venta de enlaces

Se trata de una técnica Black Hat similar a la anterior pero con la diferencia de que esta es de pago. Si con la técnica anterior se conseguían enlaces de forma gratuita, con esta existe una contraprestación económica por la compra/venta de enlaces. Aunque puede resultar caro, los beneficios de pagar por conseguir enlaces de gran autoridad pueden ser muchos. Para Google todavía resulta muy complicado saber cuando un enlace es comprado.

Compra de dominios caducados

La técnica de comprar dominios caducados o que han expirado permite aprovechar la autoridad que tenía ese dominio anteriormente. Todos sabemos lo costoso que resulta comenzar un proyecto web desde cero y esta técnica Black Hat permite ir unos pasos por delante para poder posicionar tu sitio más rápidamente.

Backdoors

La técnica de Backdoors, también conocida como puertas traseras, consiste en colar enlaces o textos ocultos en otros sitios web con la intención de mejorar el posicionamiento de nuestro propios sitio web. Se podría decir que es algo así como un linkbuilding oculto. Google hoy en día puede detectar esta práctica, motivo por el que esta técnica ya no se utiliza.

Cloaking, keyword stuffing, spinning, page hijacking, backdoor… son algunas de las técnicas SEO Black Hat más conocidas, pero hay muchas otras. ¿Conoces alguna de ellas? No dudes en compartirlas con nosotros a través de los comentarios.