big data

Antes de hablar sobre el big data y cómo lo podemos usar en beneficio de nuestro negocio, os quiero recomendar un libro o librito como dice el autor. “Data Coaching, un librito sobre datos y beneficios” de Eduardo Valencia. Es un libro muy fácil de leer, apenas se lee en dos horas y es muy recomendable para situarse en todo este mundo del Big Data. Aunque ya se viene hablando de ello desde hace años, todavía aquí son pocas las empresas que lo han aplicado en su día a día. Y como suele pasar en este sector, aunque no lo apliquemos hoy seguro que mañana será de obligado cumplimiento. Así que después de leer este post, el libro puede ser un buen segundo paso.

Los tres ejes sobre los que trabaja el libro y que a mi me parecen esenciales son: Cultura de negocio, Cultura de datos y Cultura ágil. Así lo habla Eduardo Valencia en su libro y a mi me parece que es totalmente acertado esas tres ideas clave. Siempre debemos entender la cultura de los datos en merced de la cultura del negocio. Los analistas de datos deben estar al corriente de las directrices de la empresa y los directivos tiene que saber qué datos quieren para trasmitírselo a los analistas. El departamento de análisis, comercial y dirección tienen que estar al corriente de todo y remar en la misma dirección.

Aunque no seamos conscientes todos los días emitimos información personal propia y las marcas/empresas la están escuchando/recibiendo (o deberían.) Ya nadie recibe mensajes generalistas, el mass marketing o marketing de masas quedó atrás hace muchísimo tiempo. Ahora los usuarios solo reciben información que les interesa, adaptada a sus necesidades. Y eso se lo debemos a los datos. Según palabras de Eric Schmidt, CEO de Google, “generamos más información en dos días que en toda nuestra historia hasta antes del 2003.” Alucinante, ¿no os parece? Ahora solo nos queda saber recoger esa información y ordenarla, para sacar provecho de ella.

Es importante recalcar que los datos que se engloban dentro del Big Data no solo son datos digitales, sino que los datos también pueden venir de canales tradicionales. Las fuentes suelen ser 3 principalmente:

  • Social Media. Para ello es necesario desarrollar una estrategia adecuada en redes sociales.
  • Datos que son trasmitidos. Por ejemplo, a través de una red de dispositivos que están conectados.
  • Listas que son públicas para todo el mundo (datos de Ayuntamientos, Gobiernos, el portal de Europa, etc.)

Lo más importante, no es acumular datos, sino a medida que los recibimos, los analicemos. Y esto es muy importante, ya que a medida que analicemos y tengamos los objetivos generales y específicos de la empresa en mente, nos resultará más fácil distinguir los datos que nos interesan. Por el contrario, si no analizamos esos datos a medida que los almacenamos, cuando nos pongamos a ello, no les encontraremos sentido.

chiste big data

Imagen extraída de iebschool.com

 

El análisis de datos nos deberá servir para tomar decisiones de negocio, más estratégicas y eficaces. Todavía aquí hay muchas dudas, temores y faltan expertos por lo que todavía hay empresas que no saben muy bien qué datos analizar, qué información extraer e incluso lograr buenas ideas a partir de esta información.

Aunque todavía hay mucho trabajo pendiente y muchos pasos, todavía hay que dar más. Eso sí, a grandes rasgos, podemos definir una serie de aplicaciones que podemos hacer del Big Data en el marketing:

  • Perfilar al máximo a nuestro público objetivo. Crear micro segmentos con mucha más información que la que teníamos antes. De esta manera podremos elaborar estrategias de marketing personalizadas.
  • Mostrar contenido muy personaliza a nuestros usuarios. ¿Cuántas veces habréis visto en vuestro perfil de Facebook anuncios que objetivos que por ejemplo habéis pensado comprar en Amazon?
  • Podremos tomar decisiones reales más acertadas. Si seguimos a través del Big Data la venta de un producto concreto, por ejemplo. Al igual que podremos cuantificar el riesgo de acciones concretas.
  • Analizar el comportamiento de nuestros clientes. Gracia a la inteligencia artificial y diversas técnicas de procesamiento de lenguaje natural, es posible predecir según que eventualidades a través de contenido de redes sociales, extrayendo información subjetiva.

Sin duda las aplicaciones que podemos hacer al marketing de nuestra empresa son muchas y muy útiles todas. Eso sí, todavía falta camino que hacer. Y no olvidemos que es y será una de las profesiones del futuro.